El Hotel ha sido recientemente refaccionado pensando a las exigencias del viajero y tratando de mantener el encanto de un edificio veneciano del siglo XVI. La entrada situada sobre un típico canal veneciano garantiza la comodidad de poder llegar al hotel utilizando los medios de transporte acuáticos.

El primer impacto del cliente es una policromía de mármoles dispuestos en elegantes formas geométricas, maderas sabiamente elaboradas y auténticos vidrios de Murano. La intimidad de los salones es embellecida por valiosos cuadros cuyas vistas de los siglos XVI y XVII acompañan los momentos de lectura o de simple relax.

En el comedor, las maderas de las paredes se reflejan en el amarillo del mármol real, en formas delicadas, usado para el suelo. En el rico bufé, lo salado se conjuga con lo dulce, con una amplia variedad de quesos, fiambres, y pasteles que forman parte de la más exquisita tradición pastelera veneciana.

El renovado rincón bar es el lugar ideal para un tradicional capuchino o para un cóctel refrescante. Junto a los dos cómodos ascensores, una luminosa escalera en piedra de Istria, decorada por una baranda en hierro forjado, acompaña el cliente a las plantas superiores.

El hotel Kette dispone de un servicio de Conserjería que ofrece a sus huéspedes la posibilidad de reservar: restaurantes, entradas para el teatro y conciertos, visitas a la ciudad y a las islas de Murano, Burano y Torcello con guía privada o en grupos organizados, servicio de traslado desde y hasta el Aeropuerto o la Estación del tren, alquiler de automóviles, con o sin chofer privado. Entre los servicios que el hotel ofrece a sus cliente, recordamos, entre otros: entrada gratuita al Casino, depósito de equipajes gratuito, canguros-niñeras de pago y sólo previa reserva.

En la zona de la portería, en las salas de la planta baja y en las habitaciones podrá acceder a internet Wi-Fi gratuito.